Boxeo Total

José Gironés y la conmovedora historia de los boxeadores catalanes

Juan Pérez Ortíz. - José Gironés era un buen boxeador. Un compañero de combate. Nacido en Barcelona el 29 de agosto de 1904, fue campeón de Europa en una de las mejores épocas del boxeo español, durante la década de 1930. Ganó la corona continental del peso pluma contra el danés Knud Larsen, en octubre de 1929, ante 40.000 espectadores en el Estadio de Montjuic, mismo lugar donde, un año más tarde, el peso pesado Paulino Uzcudun perdió frente a Max Schmeling ante 90.000 espectadores. Barcelona fue la capital europea del boxeo. Eran otros tiempos.
Gironés tuvo su momento de mayor esplendor el 17 de febrero de 1935. Gloria efímera. Luchó contra Freddie Miller por el título mundial pluma, pero fue noqueado en el primer asalto. Dos minutos y 18 segundos. “Lloré mucho y mordí mis puños en el vestuario”, recordaba Gironés. “La gente me dirigía insultos terribles. Fue el peor momento de mi carrera“. Fue su último combate. Se retiró a los 30 años, con 97 victorias y ocho derrotas. La tragedia llegó varios años después.
El profesor universitario y escritor Joaquím Roglan, escribió la historia del Gironés y otros excelentes boxeadores catalanes victimizados por el franquismo en un ‘combate mortal’. Una historia triste. Gironés murió en 1982, exiliado en México tras ser perseguido por la dictadura. Otros represaliados fueron: Carlos Flix, campeón de Europa del peso gallo durante la década de 1930, recibió un disparo a los 31 años; Victor Ferrand, campeón de Europa del peso mosca, murió exiliado en París; Llorenç Vitria, campeona olímpica en París 1924, falleció en un campo de concentración nazi. “Después de la Guerra Civil española“, dice Roglan, “la dictadura de Franco borró de la historia española el recuerdo de aquellos campeones“.
Gironés era un ídolo catalán. Luchó en dos ocasiones contra Freddie Miller, ambas en Barcelona. La 1ª, en diciembre de 1934, el boxeador español fue descalificado por golpes bajos en el 5º asalto. Gironés asumió el reto en su decadencia. Tenía problemas físicos, pero aún así peleó duro. El 4º asalto fue enorme. Lanzó todo adelante. Miller sufrió tanto que se salvó al límite. Delante del público entusiasmado, el manager de Miller, Pete Reilly, lo tomó en sus brazos y él mismo lo llevó a la esquina.
El 5º fue decepcionante. Dos golpes bajos de Gironés, dos consecutivos en el estómago, y fin del combate.
La revancha terminó demasiado pronto. Epílogo de una brillante carrera.
Entrenado por Ángel Artero, torturado por el régimen, Gironés defendió con éxito el título europeo pluma 7 veces consecutivas contra Julien VerbistVittorio TamagniniPaul NoackOtello AbbruciatiGeorge Leprafilius y Lucian Popescu. No le gustaba viajar. Casi todas sus peleas fueron en Cataluña, donde luchó contra el gran y extravagante Panamá Al Brown, en octubre de 1930.
El artista Eduardo Arroyo escribió una biografía fascinante de Al Brown en 1982. Esa pelea terminó en empate. Fue la 1ª pelea del ídolo panameño en España. Dieciocho días antes, había defendido la corona mundial de peso gallo ante el francés Eugene Huat en París.
Al Brown es muy fuerte“, dijo Gironés. “Con unos brazos largos, muy largos… Pero nunca temí lo peor“. Mientras tanto, el boxeador panameño dijo: “Girones aún tiene que aprender mucho. Los boxeadores americanos son los mejores, pero él puede ser un serio contendiente“.
Jubilado, Gironés trabajó como guardaespaldas del presidente de la Generalitat de Catalunya. Era objeto de respeto. Pero las cosas se complicaron. En la compleja realidad española, los anarquistas locales odiaban a Gironés y a otros boxeadores catalanes por estar cerca del gobierno. Gironés perdió sus ahorros. Sus pertenencias personales fueron retenidas. Mientras tanto, el ejército de Franco entró en Cataluña. Gironés escapó, pero su esposa y su hija sufrieron la represión. Su esposa fue encarcelada. Su casa ocupada. El mánager, Ángel Artero, detenido y torturado.
Gironés se exilió a Francia. Enviado a un campo de concentración, junto con decenas de miles de otros refugiados, Gironés vivió una dolorosa odisea. Finalmente, emigró a México cuando los alemanes ocuparon París en junio de 1940. El viaje fue largo y tedioso. El barco partió en septiembre de 1942. Las condiciones higiénicas eran extremadamente pobres. Nunca volvió a ver a su familia. En México tuvo una vida austera y sencilla.
Gironés murió el 8 de febrero de 1982 en México DF.

Boxeo Total

Publica Boxeo Total

Nos gusta hablar de boxeo, más allá de peleas y resultados. Blog independiente con opiniones y artículos sobre el noble arte y sus protagonistas de ayer y hoy.

Recibe las novedades en tu email :